viernes, 27 de septiembre de 2013

Y LOS MICROS VAN LLEGANDO...



Estos son los primeros microrrelatos. Aún queda tiempo, así que a animarse.








Los dos mundos


Las dos mujeres se acercaban parsimoniosas a los andenes. Ambas cabizbajas y por accesos distantes.
Mónica sonreía, presa de una inesperada ilusión que la vida ponía a su alcance, embargada de amor. A sus cuarenta y cinco años había perdido la esperanza de recuperar la casi olvidada sensación de estar enamorada.
Esther lloraba sin lágrimas la muda certeza de que quien había sido su amigo y confidente durante treinta años ya no lo era. Una pérdida irreparable, irrecuperable para alguien de cincuenta y un años. Las dos cruzaron sus miradas desconocidas, ignorantes.
Un mismo hombre y dos estados. Dos mundos.

********************************************************************************





TRISTE DESPEDIDA.

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. De un lado, la madre, con el rostro lavado de lágrimas; para ella es insoportable lo que va a suceder. Por el otro lado, la hija, de solo dieciocho años; ha abandonado su carrera universitaria, desatendido los consejos de sus progenitores y decidido marcharse de casa. No parece sufrir sobresalto, ni siquiera mira al otro andén, solo piensa en aquel que la espera en un rincón: un patán de sonrisa macabra.

********************************************************************************



"Llegará"

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes.
“No vendrá”, gruñó Impaciencia. “Sí, yo lo sé.. .en algún tren, un día como hoy, ella llegará”, replicó Confianza mientras se acomodaba en uno de los asientos con gesto impasible.
Pero su compañera no se sentó. De pie, torció el gesto, dudó un momento y acabó por dar media vuelta: “Chica, no te entiendo”, murmuró. “Lo siento, pero no cuentes conmigo”, añadió mientras se iba.
Algunas horas más tarde, y cuando ya nadie más esperaba en la estación, el último tren se detuvo delante de Confianza.
Felicidad había llegado.

********************************************************************************




LA DESPEDIDA

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes, intentando retrasar la triste partida. Llegaron a la estación en silencio, temiendo que las palabras pudieran adelantar la llegada del tren. Ambas eran conscientes de que, probablemente, esta fuera la última vez que se veían. Juana, exiliada, no podría regresar en mucho tiempo… y para entonces, su madre ya estaría muy mayor, si es que aún vivía.
Les costó mucho deshacer aquel abrazo.
Juana lloraba con amargura mientras dejaba atrás toda su vida. Generosa, débil, tambaleante, regresaba a casa, llorando también con desconsuelo. No quiso preocuparla, pero... sabía que se moría.

********************************************************************************




Cuando no hay alternativa

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. El llanto de la madre era lo único que osaba romper el silencio de aquella fría mañana de enero. La hija se hacía la dura y miraba al frente. Era valiente, pues emigrar nunca es una decisión sencilla; pero, en esta ocasión, no tenía alternativa.
- Cuídate mucho, cariño, y recuerda que éste siempre será tu hogar.
- Lo sé, mamá, sólo espero que algún día podamos volver - y rompió a llorar como una niña mientras se fundían en un último abrazo antes de subir al tren.

********************************************************************************



LAS DOS MUEJRES SE ACERCARON PARSIMONIOSAS A LOS ANDENES. ME ACORDÉ DE ELLA EN ESOS MOMENTOS. SE HABÍA IDO A LA INDIA DURANTE UN MES… A MEDITAR, “A BUSCAR MI YO”, DECÍA.
SIGO PENSANDO QUE NO HACE FALTA IRSE TAN LEJOS PARA ENCONTRARSE A UNO MISMO. SOLO TIENES QUE ESCUCHAR A ESA VOZ QUE TE GRITA MUCHAS VECES:
“QUIÉRETE UN POCO MÁS”
“SÉ TÚ MISMO”
“QUIERO, PUEDO Y ME LO MEREZCO”

ES TAN FÁCIL COMO ESO, ESCUCHARTE A TI MISMO…

********************************************************************************



EL SÍNDROME DE STENDHAL

LAS DOS MUJERES SE ACERCARON PARSIMONIOSAS A LOS ANDENES. TODO COBRÓ SENTIDO EN ESE INSTANTE, PERO ME DABA MIEDO DAR EL PASO, ESE QUE ME LLEVARÍA AL FINAL DE… NO SE CUAL ERA EL FINAL, NI YO MISMA LO COMPRENDÍA.
SÍ SABÍA QUE TODO SERIA NUEVO, ABRIR ESA PUERTA AL OTRO LADO, A LA REALIDAD, A LA VERDAD, AL MIEDO, A LA ANSIEDAD DE CONOCER…CONTÉ HASTA 3 Y LO HICE…
STENDHAL HUBIERA QUERIDO ESTAR EN MI LUGAR.

********************************************************************************




ILUSIONES

Las dos mujeres se acercaron pasimoniosas a los andenes. Cargadas con baúles repletos de ilusiones. ¿Cómo no tener ilusión? El comienzo de una nueva vida con nuevas experiencias, gente a la que conocer. Estaban alegres y esperanzas ante el cambio.
De nuevo el destino les brindaba una oportunidad que no debían desaprovechar.

********************************************************************************





LA DECISIÓN
Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Estaban dispuestas a coger aquel tren que las alejaría de allí para siempre, cuando de repente se detuvieron. Se miraron un instante, y sin entender el motivo que las empujaba a hacerlo, empezaron a caminar hacia atrás: el escritor había decidido rebobinar la historia y cambiar el desenlace.

********************************************************************************



AL FINAL DEL VIAJE

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Intentaban contener las lágrimas mientras caminaban hacia los vagones cogidas de la mano. Se abrazaron largamente, llenando de caricias el silencio atronador de la despedida. Las lágrimas descendían ahora tristes por sus mejillas.
— Madre, venga conmigo. Está condenado a muerte y no le dejarán verlo.
— Debo estar con él hasta el final.
La mujer de doce años que había destrozado su infancia entre obuses y sirenas de guerra, subió al vagón y apoyó su frente contra el cristal de la ventanilla. Sabía que al final del viaje no habría nadie esperándola.

********************************************************************************


Despedida silenciosa

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Había llegado la hora de despedirse para siempre, habían vivido tantas cosas que el dolor por la inminente separación era visible en sus rostros. En silencio vieron aparecer el tren, la cercanía del tren hizo que Inés abrazara a María, tras unos segundos se alejó y se recompuso, no le gustaban las despedidas y menos aún quería que la última imagen fueran llantos desconsolados. Sin mediar palabra sacó del bolsillo un sobre, mirándola a los ojos se lo entregó, acto seguido se subió al tren. Era el fin.

********************************************************************************




El lirio negro
Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. En el pasado habían luchado por el amor del mismo hombre. Daniela había extendido por todo el valle, entre propios y extraños, el fuego abrasador que decía sentir por Javier (el arquitecto de brillante porvenir por aquel entonces) y con el que jamás tuvo cita alguna. María, que llevaba con Javier desde que él era estudiante, siempre prefirió ser su confidente. Los trenes llegan, el de Daniela le lleva a sus vacaciones; el de María al hospital, donde está ingresado Javier, herido grave, que tendrá que renunciar a sus sueños.
********************************************************************************


"Un triángulo a deshacer"

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Habían coincidido en lo fundamental: jugarse el amor de un hombre a los dados resultaba poco adecuado, y el baile de una moneda en el aire tampoco les pareció lo suficientemente romántico.
Si bien el expreso de las doce se hizo esperar, el silbato de la locomotora de vapor vino a quebrar el silencio de la noche.
Los restos de la vencedora, última en saltar, quedaron esparcidos sobre la vía como una masa informe. En cualquier caso, la superviviente no habría de hacerle ascos al casamiento con un viudo.

********************************************************************************



"BIENVENIDA"

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Una estaba nerviosa, le temblaba el pulso y un hilillo de sudor le chorreaba por la frente. La hermana, sin embargo, parecía bastante calmada. Una fuerte ventolera azotaba sus arrugados rostros, salpicándolos con gotas dispersas de una lluvia que se resistía a arrancar. Sonó el silbato, el tren se acercaba. Echaron mano a sus bolsos, preparando las pistolas, pero sin sacarlas todavía. Curioso duelo el que se disponían a afrontar. La más rápida mataría a ese bastardo malnacido en cuanto bajara del tren. Nunca les dijo que estaba casado.
Dichosos celos.

********************************************************************************



Reconciliación.

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes.
— Nunca quise interponerme entre tu marido y tú — dijo mirándola a los ojos.
— Mi ex-marido — la corrigió su acompañante. — Lo sé. Nuestro matrimonio ya estaba muerto antes de aparecer tú.
— ¿Sin resentimiento? — preguntó, esperanzada.
— Por mi parte está olvidado. Él tuvo la culpa de lo ocurrido.
— ¡Gracias! De verdad, lo siento mucho.
El tren llegaba. La locomotora estaba casi a la altura de las dos mujeres... una mano furtiva... un enérgico empujón.
— Olvidado, pero no perdonado.
Se alejó parsimoniosa del andén.

********************************************************************************


CHUSMERÍO

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Parecen buenas, pero son tontas. Copian de sus madres los prejuicios y de sus padres, los vicios. Se dicen amigas pero solas, son crueles verdugos de la ausente. Por eso se apartan lo menos posible. Tomaron la costumbre de conversar mirando el pueblo desde el andén de la vieja estación: intercambian chismes, seguramente falsos, sobre cuanta mujer vive sola. Cuando no queda más títere con cabeza, sacan los odres de vino y fingen imitar a las criticadas. En realidad sueltan, como caballos desbocados, sus más ocultas y naturales tendencias.

********************************************************************************



Migración.

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Cada una por su lado sin dirigirse palabra alguna, siempre mirando a un punto fijo en el horizonte donde las vías del tren desaparecían. Una era de izquierdas y otra de derechas. Quizá sus maridos se habrían enfrentado pero ya daba igual, estaban todos muertos. Muertos en guerra. Y ellas caminaron durante semanas, viendo a su paso sangrientas batallas y cuerpos sin vida. Esas dos mujeres ahora son veinte y todas caminan mirando hacia su última esperanza, la frontera. Así siguen y seguirán hasta llegar. Pidan suerte para ellas.

********************************************************************************



Libres

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes, mientras se alejaba el tren, viendo el cuerpo ensangrentado del hombre al que acababan de empujar. Se empezaron a formar grupos de personas a su alrededor y madre e hija aprovecharon para desaparecer disimuladamente. Cogidas aún de la mano caminaron en silencio por las calles. Sus pasos apresurados contrastaban con sus rostros rígidos por la emoción. Al llegar a casa cerraron rápidamente la puerta tras ellas y se abrazaron llorando. El maltratador ya no existía. La casa estaba hermosamente silenciosa. Cuando se serenaron, mirándose a los ojos, suspiraron. Eran libres.

********************************************************************************



Fantasmas.

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes en busca de sus futuras víctimas. Llevaban toda la mañana sin encontrar nada que les resultara verdaderamente interesante. Ellos tenían que tener ciertas características, por lo tanto, la espera siempre valía la pena. Ya pasado el mediodía vieron a una pareja que les llamo la atención. Serian ellos, de mediana edad, sus horas de vida, estaban contadas. El ultimo respiro, seria de ellas.

********************************************************************************
 

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes, una portaba un relicario, la otra una vieja guadaña. El vapor expelido por mi boca rivalizó con una densa columna de humo que fue creciendo desde la cabecera del tren, hasta obturar parcialmente la visión de la luna.

La noche se echó encima de forma imprevista y con ella un drástico descenso en la temperatura. De repente me invadió el frío, un frío aterrador que me hizo tiritar, un cáustico escalofrío que estalló con crudeza sobre mi conciencia, además de sentir en la garganta el sabor a frío metal.

********************************************************************************


Sin papeles


Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Un hombre corpulento y con gafas oscuras las estaba esperando.Sin palabras, sin billetes de vuelta le fueron entregadas dos maletas junto con unos míseros papeles para firmar. El viaje fue corto. A primera hora de la tarde bajo un sol abrasador, sus cuerpos medio desnudos eran violados por miradas sin escrúpulos. ¿Cuanto?
Lágrimas de incompresión recorrian sus mejillas mientras la puerta de un potente coche se cerraba a sus espaldas.


********************************************************************************


INVISIBLES

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Frente a ellas comenzaron a arrojarse a las vías parados, desahuciados, preferentistas estafados y familias enteras que lo habían perdido todo. Vieron a un niño, aferrado a su peluche, que no quería saltar, aunque finalmente su padre le convenció. María miró a Eva y vislumbró la preocupación en su rostro. Tenían que hacer algo. El tren venía con retraso e iban a llegar tarde. Tal vez deberían coger un taxi.

********************************************************************************



Sueños congelados


Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. En sus espaldas asomaban fardos llenos de sueños congelados. Un niño con los pies descalzos lloraba desconsolado y agarrándose a sus negras faldas trataba desesperadamente de llamar su atención. El peso de los recuerdos las mantenía ausentes y ajenas a todo lo que acontecía a su alrededor.
Un ensordecedor frenazo las despertó.
Era demasiado tarde.

********************************************************************************

Hermanas Gemelas
Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. La una vestida de blanco y rosadas mejillas, la otra enfundada en vestido negro, de pocas carnes y tez de mármol.
La conversación se volvió una airada discusión. De pronto una sube al tren que comenzaba la marcha. La otra queda gritando sola, desesperada.
Todo terminó en tragedia. Ciento cincuenta muertos en un choque de trenes.
La mujer de blanco lloraba en un rincón de la estación, tapándose la cara con las manos.
La mujer de negro, caminaba sonriente entre los restos inertes de los pasajeros. Otra vez ganó la pelea.

********************************************************************************

FLORES PARA ÉL

Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. Evitaban hablar e, incluso, mirarse. Era difícil coger aquel tren, el que les llevaría a un destino triste. Siempre habían amado a aquel hombre, que nunca más les iba a sonreír. Él las quiso, sin preferencias, durante años. Ahora ni siquiera contarán con la mitad que les había correspondido en la vida de él. Ahora, y desde hacía pocas horas, sólo compartirán su recuerdo y las flores que llevarán cada año a su definitiva morada frente al mar, en el Monte de los Judíos, la montaña más conocida de Barcelona.

********************************************************************************


Las dos mujeres se acercaron parsimoniosas a los andenes. No es sencillo cerrar así una historia de años. Al final, hasta el menor detalle, el mínimo gesto cobran peso. Peso, sonríe una con desgano, pensando en el bolso de cuero que carga en bandolera. La morocha -en cambio- tararea in pettore unos compases de Love of my life, ajena a las sesenta libras que ruedan detrás de ella en su roller-bag. Quién hubiera imaginado que un torpe drama de celos y mentiras llegara a dirimirse de este modo. La rubia opta por Lágrimas y sonrisas. Schiller hubiera sido un exceso.

********************************************************************************