lunes, 1 de abril de 2013

ROBERTO MARTÍNEZ GUZMÁN




Roberto Martínez Guzmán nos acerca con su novela, Muerte sin resurrección, a una Galicia actual, alejada del halo romántico de sus bosques y su verde, para mostrarnos una ciudad actual y su rutinario vivir.
Una asesina de nuestros tiempos, con un motivo oculto para acabar con la vida de los elegidos por su macabra mente. Poco a poco, a través de la muerte, vamos conociendo a las víctimas y a los que deben ocuparse de dilucidar la causa de sus terribles destinos. Bien engranada, con un ritmo narrativo pausado a pesar de la velocidad con que los hechos se van sucediendo, destacaría la presencia de la encargada del caso, la comisario Eva, y su ayudante. No tenemos muchas mujeres policía de alto rango entre nuestras letras y esta elección implica, por parte del autor, el ofrecer al lector un punto de vista diferente al que estamos acostumbrados. Me quedé con las ganas, sin embargo, de conocer más de cerca a esa mujer, de ahondar más en su interior. Pero, bueno, esperemos que la saga continúe.
Os recomiendo echar un vistazo a la obra de este autor y si queréis comprar la novela podéis hacerlo aquí



Una serie de asesinatos amenazan la tranquila ciudad de Ourense, sin aparentemente ninguna relación entre ellos. Pero una señal de identidad de la asesina deja claro que se trata de la misma persona, Emma, una chica sumamente inteligente con un plan elaborado y un motivo que la lleva a actuar de esa forma. Eva, comisario de policía, es la encargada del caso. Así comienza una carrera contrarreloj para evitar más muertes.